Quién soy

¡Hola! Soy Senda, una personita cualquiera, sencilla, humilde y sincera (en el proceso de ser cada vez más asertiva). Me gusta definirme como curioseadora de la vida, del cuerpo y de la alimentación vegana.

Desde siempre me he cuestionado todo, sobretodo lo que se da por sentado, lo “normal” (me cuesta escribir este horror de palabra), y desde hace un tiempo me he interesado bastante por el yoga y la cocina, convirtiéndose en una gran pasión. En este blog pretendo aunar mis reflexiones corporeo-culturales-espirituales con un recetario que recoge platos sencillos de cocina vegana.

Mi misión

Mi única misión es aportar un punto de vista más a las realidades que vivimos. Hemos nacido y nos hemos criado en una cultura que de forma inconsciente nos ha moldeado con unos valores, cualidades y objetivos muy claros, y alienados de nosotrxs. El sistema patriarcal nos ha hecho desconectar de nosotrxs, de nuestros cuerpos, de nuestra naturaleza, de nuestro deseo (el deseo conectado con el cuerpo, no el deseo de cosas materiales). Nos ha hecho seres hiperracionales, super-productivos, nos han construido como seres esclavos que se autoexigen rendir más y más en este sistema capitalista. Y a las mujeres, además, se nos ha atribuido un rol pasivo, débil, sumiso, secundario.

No pretendo que esto se lea de forma catastrofista, sino como una realidad que tenemos penetrada hasta las entrañas, y de la que tenemos que ser conscientes para decidir si queremos seguir viviendo así o si queremos cambiar las cosas. Si con mis artículos puedo plantar semillas para reflexionar y cuestionarnos todo esto, ¡ya me considero súper afortunada!

Mi historia

Estos últimos años de mi vida me he dedicado mucho tiempo, me he dedicado sobretodo a ponerme en el centro de mi vida. Y observando en retrospectiva puedo observar un sendero, en el que cada vez que me doy la vuelta me doy cuenta que he avanzado un poquito, y cada vez que miro al presente veo mucho camino por recorrer. El camino ya andado es un camino que ahora veo precioso y valioso, pero que al andarlo me ha hecho sacudir todo mi ser, me ha hecho llorar, reír, sentirme pequeña… Y toda esta montaña rusa me hacen dar cuenta de para qué estoy aquí, y porqué he decidido andar este camino. Y estoy contentísima de estar andandolo.

Siempre he sentido la necesidad de compartir con los demás mis reflexiones pero nunca me he atrevido. Me he cansado de quedarme para mí mis cuestionamientos y aprendizajes; estoy cansada de evolucionar en mi intimidad, en mi soledad, en mi zona de confort… quiero abrirme a lxs demás, a todo el mundo, sin miedo a ser juzgada y sin miedo a brillar.